Trabajo Inteligente, las Mejores Prácticas para la Oficina en Casa

30 abril 2020 Blog

El período de cuarentena forzada que estamos experimentando ha acelerado una serie de cambios que progresan lentamente en el mundo del trabajo, haciéndolos realidad para ser aplicados por la fuerza de las cosas de un día para otro. 

La vida profesional comenzó a acercarse a una nueva dimensión en la cual moverse rápidamente para no quedarse inmovilizado dentro de las paredes de la casa. 

En esta área, la tecnología es útil al convertirse en nuestro mejor aliado y permitirnos mantener las operaciones. 

Si hasta hace poco la distinción entre el lugar de trabajo físico y el hogar marcaba nuestros días, ahora se está produciendo una fusión que trae consigo muchos aspectos positivos y negativos que estamos aprendiendo a conocer. 

Una buena organización del trabajo inteligente puede ayudar a mantener un nivel de eficiencia en el lugar de trabajo y, al mismo tiempo, permitirle aprovechar al máximo este momento para dedicar más tiempo a las pasiones, las familias y los hogares.  

¡Aquí están las mejores prácticas de Sinetica!

 

1. DEFINICIÓN DE ESPACIO

 

El primer paso, quizás incluso el más importante, consiste en identificar el espacio doméstico más adecuado para recrear el lugar de trabajo. 

Es mejor evitar el dormitorio o la cocina, las habitaciones típicamente asociadas con momentos de descanso o desapego, pueden influir negativamente en la concentración y dificultar el enfoque en las actividades que se llevarán a cabo. 

Obviamente, en presencia de una habitación utilizada como estudio, esta es la mejor opción y será suficiente para preparar mejor el espacio. 

De lo contrario, será necesario cortar un pequeño espacio en la sala de estar, si es posible, bien iluminado y aislado de distracciones como televisores o equipos de audio. Lo importante es mantener el orden a su alrededor y las herramientas necesarias a la mano, como en la oficina. 

 

2. CREACIÓN DE LA ESTACIÓN

 

Lo más probable es que la mesa de la sala sea tu nuevo escritorio. Es esencial encontrar la combinación correcta de mesa y asiento. 

La solución óptima debe permitirle estirar bien las piernas y descansar los brazos creando un ángulo de 90 grados al nivel del codo. Su computadora portátil o monitor debe colocarse a una distancia entre un mínimo de 50 y un máximo de 70 centímetros, dependiendo del tamaño de la pantalla. 

El asiento debe permitirle mantener la espalda recta y asegurarse de que el cuello esté perpendicular a la superficie de apoyo mientras trabaja. En el caso de pantallas demasiado bajas, es recomendable usar elevaciones usando libros o cajas viejas, o en el límite comprando un aumento ajustable especial. 

 

3. RITMOS DEFINIDOS Y PAUSAS PROGRAMADAS

 

La dificultad para rastrear y monitorear horarios y actividades puede llevarnos a sentirnos menos productivos y empujarnos a omitir los descansos que normalmente se considerarían sagrados en la rutina laboral.

Por lo tanto, es muy importante mantener los horarios alineados con las horas de oficina, incluidos los descansos. 

La planificación de actividades a través de una «lista de tareas» puede ayudar y ayudar a sus colegas o gerentes a garantizar la eficiencia y completar las actividades programadas. 

 

 

4. CÓDIGO DE VESTIMENTA

 

Una de las cosas más apreciadas sobre la forma de trabajo «inteligente» es sentirse más libre en la elección de la ropa. En cambio, ahora más que nunca, es importante separar el trabajo de la vida privada y, por esta razón, mantener la ropa cómoda, pero la misma que usaríamos en la oficina, ya que le permite realmente entrar en el estado de ánimo de la rutina diaria de trabajo y también hacer que se sienta cómodo en el trabajo.